Necesitamos mayor coordinación interinstitucional.

Luego de dos décadas de crecimiento económico sostenido… Panamá sigue siendo un país pobre. Y nuestra mayor pobreza está en la mente y el espíritu egoísta de muchos de nuestros dirigentes. Cómo es posible que con presupuestos nacionales billonarios, no se haya tenido una visión de desarrollo humano sostenible? Hace unas semanas, las portadas de nuestros diarios publicaban que 75 de cada 100 niños panameños pasan hambre, no tienen acceso a una buena educación y viven sin esperanza de una vida mejor. Nadie se sonroja, no pasa nada, seguimos insensibles ante la adversidad que enfrentan tantos de nuestros hermanos, sobre todo en el interior del país.

Después de casi 10 años de estar relacionado al turismo panameño, estoy convencido de que este sector económico en franco crecimiento, además de generar empleo y riqueza para las grandes empresas, puede ser una inagotable fuente de oportunidades de trabajo y de emprendimientos para muchos habitantes de nuestro país, sobre todo aquellos que residen en comunidades pobres con gran potencial turístico. Pero hace falta voluntad, sentido de urgencia, una mayor eficiencia y eficacia en la gestión gubernamental. No es suficiente invertir sumas millonarias en campañas internacionales o la participación en múltiples ferias de turismo a nivel mundial; hace falta que todas nuestras instituciones del estado se pongan en “modo” de turismo y coordinadas desde las más altas esferas de gobierno realicen sus mejores esfuerzos para el fortalecimiento de este importante sector.

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) no puede ser la única encargada de esta tarea. Es obvio que debe ejercer liderazgo y capacidad para solicitar e invertir los recursos que le permitan estructurar y coordinar los planes, proyectos y programas que la actividad requiere para su pleno desarrollo. Sin embargo, hay un número plural de entidades del estado que deben hacer sus aportes.

El Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) debe coordinar acciones para servir de apoyo en la organización y capacitación de las comunidades del interior del país con potencial turístico, para que éstas puedan explotar sosteniblemente sus recursos para su propio beneficio. Ya hay algunos programas privados apoyados por esta entidad, pero hacen falta más, muchas más.

El Ministerio de Educación debe incluir urgentemente temas como cultura turística, conocimiento de la historia y tradiciones, y por supuesto servicio al cliente en el curriculum escolar desde nivel primario a nivel nacional; incorporando el inglés como segunda lengua, sobre todo en aquellas regiones con mayor potencial.

El Ministerio de Salud tiene que ser más eficiente en la promoción de medidas preventivas para evitar accidentes y enfermedades que afecten a los panameños y visitantes extranjeros, y contar con facilidades de atención primaria que cuenten con suficiente personal idóneo y recursos que le permitan hacer un trabajo eficiente 24 horas al día, a lo largo de todo el territorio nacional.

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) debe realizar alianzas con todas las organizaciones conservacionistas y las comunidades cercanas a los Parques Nacionales y áreas protegidas, para que a través de planes de co-manejo turístico pueda lograr la meta de preservar nuestro riquísimo pero frágil ecosistema con la ayuda de propios y extraños.

La Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (AMPYME) debe desarrollar programas masivos de capacitación para formar emprendedores, quienes a través de proyectos de negocios puedan recibir apoyo financiero y convertirse en promotores y prestadores de servicios para los turistas locales y extranjeros.

El Instituto para la Formación Profesional y Desarrollo Humano (INADEH) debe continuar con la labor de capacitación en los diversos oficios relacionados con el turismo y adecuar su oferta formativa para cubrir las necesidades que esta actividad requiere a lo largo de todo el territorio nacional.

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT) tiene la gran responsabilidad de coordinar con todos los Municipios del país la elaboración de los estudios y el establecimiento de normas que regulen la forma como deben ser desarrolladas cada una de las regiones con potencial turístico, a fin de que estas cumplan con su visión y misión de desarrollo.

Hay muchas otras instituciones del estado que también deben aportar lo suyo.

A trabajar en equipo, gobierno, empresarios y comunidades… manos a la obra!

Alberto Quirós Jaén

Presidente de la Red Nacional de Turismo

Abril 6 de 2011.